Background

domingo, 1 de mayo de 2011

Mayo. Puro chocolate.

Cuando era chica, en mi casa se festejaba el 25 de mayo desde la mañana, tomando un delicioso chocolate en taza, puro, espeso, exquisito, preparado por mi abuela o por mi mamá.
Así comenzaba un día de tradición en el que la familia se reunía al mediodía para comer empanadas y locro, o por la tarde para no perderse los pastelitos caseros rellenos con membrillo o dulce de batata con su inconfundible lluvia de grana de colores.
Una escarapela por aquí y otra por allá, teñían el día de celeste y blanco, conmemorando siempre el deseo de ser libres desde 1810.
Fiel a la tradición y para este mes en particular, en Amalia Chocoteca preparamos unos bloquecitos individuales de chocolate para taza, especiales para que este 25 de mayo revivamos ese sabor intenso de la niñez en un día patrio.-